Category Archives: clamor mestizoide

Monumentos

Cuando llegas a Moscú por primera te empuja un vértigo mudo, los espacios son extrañamente amplios y todas las calles dan la sensación de ir en circulo. El silencio de esas plazas a pesar de estar abarrotadas de gente, el síntoma de cielo esquizofrénico con nubes que abren y cierran el cielo durante todo el día, la grieta estética entre la gente joven y la gente vieja.

 

Llegue con un instrucciones impresas en papel bond al  aeropuerto, mi amiga Olga a la que había ido a visitar llegaba tres días después que yo, pero me había escrito en una nota paso a paso lo que tenía que hacer para llegar a la casa de Su madre en el norte de las ciudad. Primero en el aeropuerto caminar a la salida y tomar un tren, caminar por unos pasillos, cambiar al metro, cambiar en la quinta parada (me puso el nombre pero mis conocimientos nulos del cirílico hicieron obsoletos todas las guías que había impreso) bajar del metro, girar a la derecha, buscar la línea de otro color, hacer trasbordo bajarme en la cuarta parada caminar a la derecha subir y subir, seguir subiendo hasta que parezca que vas horizontal, salir por la floristería, llegar a un complejo de edificios iguales sacados de un video de propaganda de la URSS, encontrar el tercer edificio, poner la clave del timbre, soy Daniela en ruso, puerta, clave del ascensor, puerta derecha, otra puerta pegada a la primera puerta  y Valentina, la madre de mi amiga Olga mi anfitriona y en este punto de la vida la mejor compañero de Té que he conocido.

 

El escenario no es una cosa que se crea al azar, se va construyendo como la columna vertebral del mundo y todos los objetos se encuentra y crean esta laberinto de formas, un letrero, una silla rota en la acera, una vitrina que nadie ve. Queda evidente por las mañanas a la siete y cuarenta a.m. cuando tomo el puente de la A7 en mi camino al trabajo,  todas las luces de la autopista no son producto del trafico y de nuestro mal gusto sino de esa metáfora que se ve de lejos, un cuadro impresionista, todos los carros que paran de golpe parecen un charco de sangre del brazo de un gigante tirado a las orillas del Llobregat. El viaje es poder ganarle al turismo, y nunca somos menos turistas que cuando repetimos maniacamente cada día la ruta que nos lleva a eso que hacemos siempre.

 

Algo me recordó a Guayaquil en Moscú nada que tenga que ver con su arquitectura sino con la contradicción, los tiempos contradictorios. Lenin enterrado al lado de la catedral, eso de que la catedral sea una replica exacta de la que el mismo Stalin tiro abajo no hace mucho tiempo y que transformo en una piscina gigante, los muros del Kremlin pasando de lado por una lado de la plaza roja como si fuera una intromisión. Hay veces que uno siente que está en una ciudad en la que está pasando algo , pero cuando estuve en Moscú sentí que estaba en una ciudad en la que estaba pasando algo en todos los tiempos al mismo tiempo es un sentimiento propio de una novela de ciencia ficción a lo mejor son los prejuicios que le dejo la propaganda de la guerra fría a nuestra generación, o esa ostentación de ver tantos carros de lujo mal parqueados (nunca he visto tantos hummers en vida tan mal perqueados) al lado de carretas, la música clásica que todas los músicos en el metro y el punk raposo con el que se pelean con el mundo, es un poco de todo como lo son todos los “timelines” al mismo tiempo pasando a la misma vez, como dibujos en los que les dibujas en encima, una imagen en cientos de dimensiones.

Un claro ejemplo, Stalin construyo las siete hermanas siete edificios casi idénticos ubicados en el centro de Moscú de manera que la imagen se llega a convertir en algo omnipresente, están situadas para que se puedan ver en lugares diferentes y su uso no es institucional en todas las hermanas, hay una de pisos, otra de hoteles, para que se note que la institución está en todos lados. Está claro que la URSS entendió bien la importancia de los símbolos y que en general cada edificio dialoga con los otros con la gente y con ellos mismos, no noté en sus demoliciones y reconstrucciones un atisbo de pena por la memoria histórica, quizás derrumbar y reconstruir y volver y pasar la realidad por el embudo de la humanidad, ha creado este dialogo autentico y esta es una de las buenas lecciones que tuve de mi viaje a Moscú y  donde inevitablemente tuve que unir a esta ciudad con Guayaquil. De que si estoy de acuerdo o no que se ponga una estatua en Leon Febres Cordero en Guayaquil la ciudad donde crecí y que tanto odio y amo. Yo nunca entendí Guayaquil, quizás porqué no soy de una familia guayaca de cepa o porqué mis padres son manabas y los manabas son de esos pueblos nómadas que sienten nostalgia ciega por su origen aunque hicieron la elección consiente de abandonarlo. Pero crecí en esta ciudad desde muy niña hasta que me fui a la Universidad, así que incluso se puede decir que soy guayaca y conservo una memoria de Urdesa Central en los noventas, cuando vuelvo me doy cuenta que borro la humedad de mis recuerdos, y que Guayaquil se va reconstruyendo sobre si misma. Mi barrio antes era una replica de los suburbios gringos donde predominaba el art deco, luego se convirtió en un apilado de rejas y hoy un muro lo cruza todo y no hay manera de saber como son las casas, ni quien vive ahí. Años atrás el municipio pasó por las calles de Urdesa haciendo una raya roja en el piso de donde deberían terminar las casas, a nosotros nos pasaba justo atrás del muro, pero cuenta la gente que hubo quien le paso la rayo por la mitad del comedor. Así estaba pasando la paranoia le estaba ganando al espacio público.

Tenemos un municipio que tiene como función que cumplamos una imagen, imponiendo símbolos, por un lado un mono gigante es decir es súper obvio poner un mono, si no fuera porqué he vivido durante años bajo el ojo plano de los socialcristianos pensaría que es producto del humor negro poner un mono protegiendo el túnel del cerro santa Ana. Algo que creo que yo si he aprendido y no ha aprendido el alcalde de Guayaquil es que las ciudades no son un ideal sino que son lo que son, el peso de su existencia invade todas las formas de nuestra vida mientras las caminamos representan habría que partir de ahí y desde ese mismo lugar me parece que si necesitamos una estatua de Febres Cordero, y poner un parque gigante alrededor y una piscina publica sin rejas donde nos podamos bañar y ganarle a todo el cemento del que nos dejo embarrado o agradecerle a su memoria a los que eso les va. Somos guayacos y cuando se murió al man estábamos listos para el diván.

El paisaje al final de cuentas se convierte de lo que hacemos de el. En mi estadía en Rusia, vi por toda la ciudad de Moscú y San Petersburgo jóvenes casi niños protestando, en pequeños grupos, solos, sobre el cierre de un canal de dibujos animados por censura del gobierno bailando mientras cantaban voz en cuellos sobre un busto de Tolstoy, viendo lo que le paso a las pussy riot hacer eso en Rusia es un acto de valentía. Al fin de cuentas me parece que necesitamos más monumentos y símbolos, baratos que hay muchas otras cosas en las que gastar. Para tener una vida llena de lugares donde podamos ir a existir y mandar a la mierda todo lo que está mal, resistir.

 

 

La Sociedad secreta de las Salustrianas de Jujui

Fue Silvina de Neuquén la que me enseño este video,

 La presidenta argentina es parte de este grupo agridulce que como latinoamericana miro desde la deserción con un sentimiento indescifrable: socialistas del siglo XXI. Y no, no tengo posición al respecto, está gente toca cosas que  solo podría disolver en el diván; pareciera que nuestros lideres son nuestros maridos. Yo hasta hace poco no lo entendía, ¿porqué es tan visceral todo? En que momento vamos a dejar de hablar de nuestro emperador con tanto odio e infinito amor, un poco de sosiego.

Salustriana y las aduanas argentina me abrieron los ojos, y no traigo esperanza sino espanto ante un loop  en el cual nos hemos metido nosotros mismos.

La sustitución de importaciones o suplantación de importaciones tiene una lógica simple: Solo subir la producción nos salvara. En los setenta ya lo implementamos en el Ecuador y fue mi profesor de microeconomía en la universidad que me enseño las maravillas del sistema y lo bien que nos fue. Según este moreno ojiverde, emelecista, a diferencia de lo que dicen, la suplantación de importaciones en Ecuador significo auge en la economía. Restringir la entrada a los países de ciertos productos estratégicos haría que la industria prospere, cómo dicen los españoles “por narices”.

No puedo documentarme sobre como fue la historia en realidad porqué aquí la bibliografía que tengo a mano es penosa (Wikipedia a lo mucho) Pero la idea se capta, creo.

“Made in me”

Desde hace unos 3 años circula por los Couriers express (yo trabajo en esto)una lista de las cosas que ya no se pueden entrar como muestras régimen Courier a la Argentina, la lista es tan especifica y críptica a la vez, contiene cosas como : herramientas y sus partes (wtf) Radios de frecuencia MGH tal a tal, cualquier cosa que contenga algodón, juguetes etc.

Las listas sirven para simplificar las cosas, se supone que es sencillo:  lo que está en la lista no se puede enviar  y punto; el espectro es amplio y las ganas de romper “palle” de la gente también.

Yo: mira Lola,  No se pueden enviar juguetes a argentina por Courier,

Lola: pero una replica de Leonardo “la tortuga ninja” en su caja original no es un juguete es un articulo de colección.

Si la línea es gris un inspector aduanero tendera siempre a hacerla negra, no blanca. Esa es la tragicomedia de la logística.

Cristina ha venido a salvarnos, ella puede cerrar las aduanas, proteger a los argentinos de sus excesos de la enfermedad del consumismo que nos han dictado los países del norte. Es casi como la dictadura de la nostalgia, desesperados por ser, buscamos el elixir del puro sabor nacional. Siento ese amor y paternalismo  en  Correa, diciéndonos que no podemos tener tantos móviles, bajándonos el crédito en las tarjetas de crédito. No es tan fácil hacerle oposición a esto, al final de cuentos si: somos lamparosos y nos sobre endeudarnos y tambien es verdad que lo saludable es consumir lo local, al menos esa es la utopía que domina la opinión pública en esta época pre-apocaliptica maya. Conozco gente igual de inteligente y lucida que podría defender y atacar la suplantación de importaciones pero hay una línea que moldea lo ridículo en las dos posturas yo dibujo la línea en algunas cosas que he podido ver de la aduana Argentina, por ejemplo en las restricciones de importación de  libros por el régimen de paquetería pequeña. Se medirá la tinta de acuerdo al número de palabras y páginas, para ver si están detrás de un parámetro, teniendo en muchos casos que ir al aeropuerto en buenos aires a levantar un DUA (DJAI en Argentina) en aras de:

El objetivo oficial es resguardar la “seguridad de la población” mediante “mecanismos de control tendientes a eliminar los peligros derivados del uso de tintas con altos contenidos de plomo en productos gráficos”, tal como señala la resolución 453/2010. Tal norma obliga a certificar que las tintas que se utilicen en productos gráficos no contengan “más de 0,06% de plomo”. Fuente Noticias Yahoo (tragame tierra)

Alguien se atreverá a llamarlo realismo mágico, me parece de mal gusto hacerlo.

Silvina y yo somos socias en un colectivo, hablamos de nuestros planes y discutimos, ella es la de las buenas ideas yo soy la que le lleva la contraria con la realidad. Regreso a ella porque me es imprescindible volar a la galaxia donde quiera llevarme aunque me pase todo el viaje quejándome de las alturas.

Cuando lo veo todo negro y podrido (vivo bajo el gobierno de Mariana Rajoy, es el pan de cada día)  espero que venga Cristina en el tango 01 a salvarnos, ella una más, un ser humano corriente, como le aclaraba a Salustriana mientras el jefe de prensa cortaba la conexión y la sala estallaba en una concierto de aplausos.

Un narizón con mohawk

Este texto fue escrito para CINECUANON III tercera muestra de cine Ecuatoriano en Barcelona, un proyecto en el que trabajamos en la A. cultural “LA QUINTA PATA”  y el consulado del Ecuador en Catalunya. Si están en Barcelona vayan hemos trabajados para traer buen cine más info aquí.

Lo hecho por otros, ejecutado, perfecto, en el sentido de concluso, se adelanta hacia nosotros con una unción particular: aparece como consagrado, y, puesto que no lo hemos labrado nosotros, tendemos a creer que no ha sido obra de nadie, sino que es la realidad misma.

José Ortega y Gasset

El tema de nuestro tiempo 1923

En lo público me adscribo completamente a mi generación. La de los niñatos malcriados que se ríen de la ingenuidad de tiempos (o no) peores, olvídenlo, no hay manera describirnos sin que suene anticuado. Mi generación la llevo en la crisis en la que me pone mi sueldo cada fin de mes, las etiquetas que he usado y despojado; en mi estética de la última moda de marca europea con maquila vietnamita. Esta generación entrante, cumple con las reglas del juego y no tiene el privilegio del reflejo, cualquier cosa que se diga de ella se convertirá al tocar el aire, en cliché. Es más saludable vivirlo.

Carla Valencia en su documental “Abuelos” entabla una conversación entre generaciones con la única arma posible en estos tiempos de melodrama y realities, la honestidad.

“Cuando yo tenía 16 años mi abuelo me dijo, tú no te vas a morir nunca, yo estoy descubriendo la inmortalidad”.

El otro abuelo de la autora fue asesinado en el campo de concentración de Pisagua en la dictadura militar chilena. Ya de entrada se puede percibir que cualquier persona de una generación tan beat y post-moderna va a fruncir el ceño ante este tema tan anti-post: los setentas en Latinoamérica; pero la familia no nos la podemos inventar -o, sí- y una cosa que en el trailer puede parecer una fantástica coincidencia, resultó ser la plataforma para descubrir mi más profundo patrioterismo y esto yo nunca lo había sentido.

Toda mi vida estudiantil crecí con el antiguo mapa del Ecuador, me hacían dibujarlo en los cuadernos como portada de la clase de Geografía; era la silueta de un perfil de nariz aguileña con una triangulo, lo que se puede interpretar como un mohawk, para atrás. Solía pintarlo en dos colores y yo pensaba que era porqué la amazonía obviamente tendría que ser de otro color. Pasaron los años, se firmó la paz, hicimos fiesta, nos reconciliamos con los peruanos y empezó a circular un nuevo dibujo de este narizón, esta vez rapado por todos lados. Yo ya no estaba en la escuela así que no sé si ese día hubo una reunión de alumnos en los coliseos o si se dijo algo en los minutos cívicos de todos los colegios, solo sé que un día en todos lados, silenciosamente, estaba el nuevo Ecuador y era la mitad de lo que a mi me habían contado. Ante esta imagen no es sorpresa encontrar una generación que duda más que ninguna otra del territorio y de todo lo que trae ese concepto. Es aquí sobre esta idea, que me encuentro con Valencia como espectadora y agradezco su trabajo narrativo.

Su abuelo Remo científico autodidacta, y su abuelo Juan, chileno militante del partido comunista, dialogan entre ellos a través del documental y delimitan el territorio por el que Carla se construye. El cine documental en Ecuador se está convirtiendo en este catalizador, parece ser que la realidad no es cruda y violenta sino que da la impresión de ser inexistente, pero no lo es, alcemos el puño “la realidad existe” y lo ha hecho desde siempre. Ortega y Gasset en su estudios sobre los las generaciones y los movimientos de éstas concluye que toda generación fluye de la anterior, se muta y la reniega. Las generaciones tienen un factor sorpresa que estalla, somos el país de los mil mapas, por eso no estamos obligados a que nuestro origen sea nuestra “patria” o al menos que alguien nos imponga qué encierra esa patria. Me gusta esto de que nos estamos atreviendo a ser realidad, aunque no me guste mucho que lo proyectemos como ser “ecuatorianos”; me parece mejor empezar por donde empezó Carla Valencia y otros directores que hacen este cine, por un lado más intimo. Yo también tenía un par de abuelos memorables, y uno de ellos decía de vez en cuando una frase que me ha ayudado a sobrevivir todo mi estrellado camino por la ficción y la identidad, lo decía después de contar una noticia: hablando sobre su versión de los hechos sentenciaba “Mitad que me contaron y mitad que me imagino”

 

Despedida de Soltera

María Moliner con un caganer catalan.

Porqué éramos solterones felices además eran las fiestas patronales de Barcelona y  cayo un aguacero que nos puso en evidencia terminamos finiquitando la cosa donde la comenzamos: en la casa de uno de nosotros de espalda a la Sagrada familia y haciendo una apología al merengue como género musical. Se acabo el Cava y vino el Gin, la novia se tomo el agua tónica y me dejó jodida teniendo que cambiar a ron a pepo y sin hielo. La cosa estaba densa ya habíamos pasado a cosas heavies estábamos escuchando Mocedades y gritando amor de hombre cuando llegamos al punto en el que se ven los borrachos de los sobrevivientes. Yo todavía no sé de qué lado estaba, pero fue la novia la que empezó la discusión sobre las lenguas. Ella como protagonista de la noche ya nos había cantado nuestras cuatro verdades pasando por cuanto nos quería y además nos estaba obligado a poner Julio Jaramillo en el spotify. La novia mueve la cabeza mientras habla, magnánima sus palabras con un pequeño temblor imperceptible que palpita en el acento de cada palabra, ella como muchas otras personas tiene aprecio por Manabí y de ese cariño construye esa bella imagen que tiene mucha gente de la tierra de donde es mi familia. Es verdad que Manabí es un lugar encantador, pero también es una tierra azotada por las estupideces de esas que se suele esconder tras el autobombo, yo siempre he sido un ingrata con mis patrias pero me parece que pecamos mucho de conformistas y que precisamente somos un pueblo que se celebra y repite mucho, para lo malo y para lo bueno.

Así que en la mitad de la sala a las cuatro de la mañana, llego la lengua manaba, este “dialecto” (aunque llamar así a una lengua por estos lados es una falta de caché) libre de academias, virgen, vivo y honesto. Yo que siempre había pensado como la novia, aunque me he documentado sobre la batalla del “uso” contra el sistema y las leyes y que llevo la defensa  del uso ante todo como defiendo a un personaje antes que cualquier regla física, gramatical o civil; esa noche me le abalance a pelearla fue un espasmo y entendí que el Manaba si necesite una gramática, que se la catalogue y se la normativice porqué se me ocurre que sería una de las maneras en las que podríamos ponernos en evidencia  para entender practicas absurdas o al menos catalogarlas como absurdas para mejorar. La gramática es un arma, no una forma de exclusión, tenemos que conquistar el método… ¿chuchatumadre quien se acabo  la tónica si quedaba media botella? … yo , valí verga , perdón.

Todos sabemos lo difícil que es traer la sabiduría que nos invade en la borrachera al mundo real, pero desde esta noche no he dejado de pensar en los matrónimos, los estados civiles y su gramática. Siento que debo dejar esto por escrito solamente para plantarlo en mi memoria cuando pasé el chuchaquí, vamos a hablar de amor y de diccionarios de lo que me ha enseñado está gente hermosa, yo que siempre he pensado que el matrimonio es una forma violenta de posesión, dejo que todo se venga abajo con una bellísima manera de desobedecer, una trampa perfecta una buena manera de irse contra la ley, contra uno mismo y ponerse tacones y si hace falta bailar las grecas, entregarse es ejercicio solo le pertenece a la libertad.

Querida Edipa:

. En la introducción de La Isla de Morel de Bioy Casares, escrita por su pana Borges este dijo que no había personajes imposibles, me parece cierto la pregunta en este caso seria para usted, ¿cree usted que ninguna persona es imposible?, todas las combinaciones de maniáticos, vagos, incongruentes, x, y posibles ahí amenazando con aparecer en mi vida, descripciones esperando ser las mías, tantas posibilidades para ser enmarcado, variables para cumplir mi profile, todas las personas que puedo llegar a ser. Mi inseguridad es vergonzoza.
Usted probablemente ahora se esta riendo, se rie por que me he hecho tacaña, por que me importa mucho sonar inteligente, por que me disculpo cada vez que no descubro el agua tibia; por eso no tiene miedo de desaparecer se siente todavía muy metida en mis complejos. Tiene usted razón.
Confieso que es mucho más fácil escribir siendo usted. Contando la misma historia, poniéndola a usted en todas mis situaciones, borrando cada error que usted cometa aplastando una tecla. Se siente bien, en eso ya no podemos seguir engañandonos
Y es en honor a esta simbiosis que cada dia se esta tornando mas asimetrica para su lado que le escribo, no la estoy desapareciendo, sino por que la estoy expandiendo.
Nuevo centro de operaciones, licencia blanca para hablar huevadas, para ver si de una vez por todas usted habla huevadas con un poco mas de propiedad.
Usted me ha hecho vaga, por lo que me he visto en la necesidad de usarla para mi propio beneficio, espero que se sienta abusada que se cabreé que se le ocurra llamar venganza a todo esto.

Ahora por favor promocione su desgracia.

Y con esto dicho espero que no le moleste recibir el mas largo de los abrazos de mi parte.
Atentamente
D

Sin papel, sin tinta, sin inspiración, sin responsabilidad, sin objetividad… sin imprenta.

Unas cuantas formalidades
Los dos textos anteriores son de unos buenos amigos míos. Espero que todo el mundo que se sienta aludido mande sus texto, por lo menos parte de ellos, de preferencia los climax, para hacer una especie de menestras de climax, solo para ver como se vería una orgía en pantalla, además para tomar confianza y ver que tanto estamos dispuestos a leernos a nosotros.
Las cajas son para lo que quieran, menos para decirle a las personas que han escrito que son una porqueria esto torna el asunto muy aburrido y ahuyenta la clientela. Tampoco es que espero tantas visitas de entrada.
Las palabras me parecen que tienen que ser siempre lúdicas y placenteras, así sea que tengan como intención darnos asco, tristeza o cualquier otro sentimiento escabroso.

No saben lo que acaban de pasar en la radio. TODA LA VIDA DE EMANUEL… uno vive criticando esa epoca, cuando en el fondo todos fuimos felices en los ochenta.
Bueno gente paso el vaso. Empecemos

Toda la vida para olvidarte, para perderte y recuperarte y no morirme en tu sentido como un idiota enamorado, desmamanejado, aburrido que se conforma….
Toda la vida…

%d bloggers like this: